Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Acerca del CLAD Publicaciones Revista del CLAD Reforma y Democracia Artículos por número publicado 007, Enero 1997 Relaciones Estado-sociedad civil en el campo social: una reflexión desde el caso colombiano
Navegación
 

Relaciones Estado-sociedad civil en el campo social: una reflexión desde el caso colombiano

Darío Indalecio Restrepo Botero

Se define la participación social y sus objetivos en el caso de Colombia. Se examinan los grupos participantes, sus actividades y propósitos. Se exponen los criterios para la construcción de un espacio público entre la sociedad y el Estado, haciendo referencia a los nuevos sujetos sociales y a los principios de una participación social adecuada, eficiente y democrática.

La participación social alude a los diversos mecanismos e instancias que posee la sociedad para incidir en las estructuras estatales y las políticas públicas. En la actualidad, el debate sobre la participación social se refiere a otro universo de mediación entre la sociedad y el Estado, como es la democracia participativa, por oposición a la democracia representativa que es objeto de críticas desde diferentes perspectivas.

La Constitución colombiana proclamó la participación como principio definitorio del propio Estado, y se la ubica en el área económica, administrativa, política, en los programas sectoriales y en los programas nacionales. Los objetivos de la participación en estas áreas apuntan a la creación de una nueva cultura, con un compromiso directo de los ciudadanos y comunidades en la gestión del interés colectivo.

El conjunto de las modificaciones de las relaciones entre el Estado y la sociedad, a través de la participación social, puede resumirse en tres grandes variables: 1) socialización del Estado; 2) estatización de la sociedad; y 3) control social del Estado y autocontrol social. Los particulares invocados por la participación social pueden reunirse en dos grandes grupos: el sector privado y el sector comunitario.

La promoción de la participación social puede realizarse en función del fortalecimiento de la sociedad civil y de las organizaciones sociales. En la práctica, se recomienda la creación de redes comunitarias, uno de cuyos objetivos principales debe ser la sistematización de las experiencias como fuente de información para la formulación de políticas públicas.

Lo más importante a lograr a través de la participación es el fortalecimiento de las capacidades comunitarias, con un enfoque de crítica radical al trabajo comunitario asistencialista. En términos de desarrollo es más económico interesarse en el proceso de movilización de recursos sociales que en los resultados empíricos inmediatos solicitados por las agencias internacionales y las instituciones nacionales.

La apertura de instancias públicas a la participación no es suficiente para lograr la dinamización de la sociedad civil y su democratización.Un objetivo fundamental de la participación social es la democratización de las políticas públicas, y ello implica la democratización de la sociedad llamada a definirlas. Buena parte de lo que se puede lograr mediante la participación social está condicionado por la manera en que se genera la relación entre Estado y sociedad. El régimen de contratación entre el Estado y los particulares condiciona esta relación, y debe señalarse que en general los Estados latinoamericanos no tienen un estatuto de contratación particular con las comunidades y las ONGs de desarrollo.

Acciones de Documento

Logo Siare

EIAPP

Logo Redes del CLAD

Logo Asociación CLAD

Publicaciones

Revista 73 CLAD
Suscripción Boletín Reforme

Suscribase al Boletí­n Reforme para recibir semanalmente información actualizada sobre temas importantes.

« Septiembre 2019 »
Septiembre
LuMaMiJuViDo
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30