Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Investigaciones Investigaciones concluidas Fortalecimiento del Alto Gobierno para el Diseño, Conducción y Evaluación de Políticas Públicas
Navegación
 

Fortalecimiento del Alto Gobierno para el Diseño, Conducción y Evaluación de Políticas Públicas

(Proyecto CLAD)

El "Alto Gobierno" entendido como el conjunto de entes que proporcionan un apoyo directo al Presidente para el desempeño de la función de gobierno, constituye un objetivo estratégico de los esfuerzos de fortalecimiento institucional.

La adopción de decisiones al más alto nivel se desarrolla actualmente en condiciones de acentuada complejidad, celeridad e interdependencia. Estos escenarios de decisión, se caracterizan por situaciones de marcada volatilidad e incertidumbre, que se han intensificado a partir de la última crisis aun en desarrollo.

La formulación de políticas  y decisiones convenientes y oportunas en el marco de estas dificultades, requieren contar con arreglos institucionales, capacidades e instrumentos tecnológicos que vayan más allá de lo tradicional, a los efectos de adecuarse para procesar complejidad e incertidumbre.

El antecedente más inmediato acerca de los logros alcanzados en la región, así como de los aspectos aun pendientes de desarrollos  lo proporcionó el Simposio Iberoamericano celebrado en marzo del año 2009 en República Dominicana, el que congregó actores clave de altos centros de decisión de todos los países miembros del CLAD.

En Iberoamérica, los centros nodales de los procesos gubernamentales suelen ser las Vicepresidencias, las Jefaturas del Gabinete de Ministros, las Presidencias de los Consejos de Ministros, los Ministros o Secretarios de la Presidencia, entre otras instancias de apoyo directo a los Jefes de Estado y de Gobierno.

Sobre estas instancias del Alto Gobierno recae generalmente el peso de la articulación intergubernamental e intersectorial y la vertebración de las funciones de diseño, seguimiento, evaluación y control de políticas públicas y de gestión pública en general.

También es relevante su rol en la estructuración de la agenda gubernamental y la relación e impacto de ésta sobre la agenda pública, así como, la canalización de demandas y preferencias ciudadanas desde la sociedad hacia el centro del Gobierno, con el fin de incrementar la receptividad y respuesta de la agenda gubernamental respecto a las necesidades y expectativas de la ciudadanía.

Asimismo el Alto Gobierno es clave en la consulta y estructuración de consensos del centro del Gobierno con organizaciones representativas de la sociedad, sobre temas sectoriales o nacionales de alta significación.

Para garantizar la posesión y mantenimiento de las competencias por el Alto Gobierno, en este momento histórico la respuesta que se ofrece como tentativa es la del reforzamiento de los gabinetes o staff presidenciales, en la línea que se inauguró en los años 1970 en Estados Unidos con el nuevo rol de la Office of Management and Budget.

Obviamente desde entonces se ha aprendido mucho, pero lo que sigue claro es que es necesario generar nuevos roles y competencias para poder ayudar a gobernar con eficacia al gobierno. Estas nuevas organizaciones y sus novedosas estructuras de roles surgen en parte para desplazar las limitaciones impuestas por los sistemas de personal de las viejas estructuras organizativas. No nos sirven los asesores seleccionados en el marco de estructuras clientelares y de confianza, pero tampoco tecnócratas sin implicación que impongan lo que Richard Rose denominó “el consenso sin rumbo”.

El estado del arte acerca del análisis de políticas avala la necesidad de considerar la política como diálogo, conflicto y pluralidad. En este sentido, resalta la importancia de la interpretación política en consonancia con las complejidades de los contextos y, por ende, de los elementos críticos y hermenéuticos, así como de la participación y visiones subjetivas como elementos esenciales de todo análisis político. De cualquier manera, tal como Lasswell lo sostuviera, una cuestión que se revela crucial es lograr que ciencia y democracia (y política) se encuentren.

Un referente básico en tales sentidos es el reciente estudio realizado por Peters, Rhodes y Wright. En él se da cuenta de un fenómeno convergente: la creciente politización del staff de asesores que integran el Alto Gobierno. Pero también se destaca la importancia de las especificidades nacionales, así como de los factores personales en la modelación de la estructura, funciones, estilos y efectividad del Alto Gobierno.

El Proyecto se inicia en agosto de 2009. Durante los años 2010 y 2011 se desarrollan cuatro (4) estudios de orden teórico sobre el Alto Gobierno, que proveen un enfoque técnico conceptual sobre el rol del Alto Gobierno en las funciones que le corresponden para mejorar significativamente su desempeño. Por otra parte, se delimita un conjunto de desafíos y se avanza en el abordaje de ocho (8) estudios empíricos en los países siguientes: Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Portugal, República Dominicana y Uruguay.

Teniendo en consideración el peso de las especificidades nacionales, el objetivo general del Proyecto es: Contribuir a determinar cuáles son los nuevos roles, estructuras, sistemas de información y comunicación, y formas de coordinar  que son actualmente necesarios para maximizar la eficacia del alto Gobierno, así como identificar las buenas prácticas que pueden dar cuenta de ellos.


Metodología

Con base en los resultados de los estudios de casos se efectúa un análisis comparativo de los mismos y se extraen conclusiones y recomendaciones. Este trabajo está a cargo de Nuria Cunill Grau.

Concretamente este trabajo busca responder las preguntas siguientes:

  1. ¿Qué papel juegan los diversos mecanismos y arreglos institucionales empleados por los países para apoyar la toma de decisiones y formación de la agenda del Presidente/Consejo de Ministros? ¿Cuáles han mostrado mayor eficacia?
  2. ¿Cuáles estructuras han resultado idóneas para el desarrollo de la labor tecno-analítica, compatibilizándola con los valores del Presidente?
  3. ¿Qué factores inciden en que los sistemas de seguimiento y evaluación de las políticas públicas y de la agenda gubernamental proporcionen efectivamente retroalimentación a los actores pertinentes?
  4. ¿Qué arreglos y capacidades han resultado más eficaces para lograr la coordinación y estructuración coherente de políticas y programas, así como su comunicación con la sociedad?
  5. ¿Qué lecciones teóricas y prácticas se pueden deducir de la investigación y qué sugerencias se pueden proponer para maximizar la eficacia del Alto Gobierno, así como para apoyar esfuerzos similares en otros países de la región?


Productos esperados

Se espera que la investigación aporte conocimiento para incrementar la capacidad de asegurar buen gobierno, es decir, la competencia y la coherencia necesarias en la labor de gobierno, y la procura de un funcionamiento ágil en los asuntos gubernamentales. En particular, aquellas prácticas, procesos y mecanismos para el acopio de la información necesaria para la formulación de políticas, el asesoramiento legal y político a los Jefes de Estado y de Gobierno, Vicepresidentes y Ministros cuando preparan normativa, la organización de una eficaz circulación de documentos gubernamentales, la preparación de los consejos de ministros, el seguimiento y estructuración de la agenda del Presidente o Primer Ministro, la transmisión de las decisiones presidenciales a los ministros y el control de la implantación de las políticas y programas públicos estratégicos.

Durante 2013 se publican los resultados de los seis estudios empíricos siguientes (se especifican los autores respectivos entre paréntesis):

- México (Ernesto Velasco Sánchez y Pablo Coss Flores) y Costa Rica (Violeta Pallavicini).

- República Dominicana (Esther Hernández Medina) y Guatemala (Miguel Ángel Zea).

- Uruguay (Jorge Lanzaro) y Colombia (Cristina Querubín y Diego Dorado).

A comienzos de 2014 se editan los informes nacionales de Brasil (Francisco Gaetani con la asistencia de Renata Anício y Roberto Pires) y Portugal (Arminda Neves y Carlos Zorrinho).

En abril de 2014 se publica el Informe Comparativo de los ocho países abordados en este proyecto, elaborado por Nuria Cunill Grau.

Haga clic aquí si desea adquirir los informes publicados en el marco de esta investigación sobre Fortalecimiento del Alto Gobierno.

En la sección de Innovaciones y Tendencias en la Gestión Pública del SIARE del CLAD podrá consultar el tema del "Fortalecimiento del Alto Gobierno", en el cual encontrará los Informes Nacionales y datos complementarios.

Acciones de Documento

Logo sindicación

Logo Siare

EIAPP

Logo Redes del CLAD

Logo Asociación CLAD

Publicaciones

Revista 66 del CLAD
 
Suscripción Boletín Reforme

Suscribase al Boletín Reforme para recibir semanalmente información actualizada sobre temas importantes.

« Marzo 2017 »
Marzo
LuMaMiJuViDo
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031