Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Documentos Otros documentos INFORME FINAL: COLOQUIO REGIONAL SOBRE DESCENTRALIZACION DE LA EDUCACION EN AMERICA CENTRAL, CUBA Y REPUBLICA DOMINICANA
Navegación
 

INFORME FINAL: COLOQUIO REGIONAL SOBRE DESCENTRALIZACION DE LA EDUCACION EN AMERICA CENTRAL, CUBA Y REPUBLICA DOMINICANA

(San José-Costa Rica, 3-5 de noviembre de 1997)

INFORME FINAL

1. Antecedentes

Con el fin de producir un diagnóstico del "estado del arte" de la descentralización de la educación en países como Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá para permitir el diseño de políticas educativas democráticas, equitativas, pertinentes y relevantes a nivel local, el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), organismo intergubernamental de carácter regional cuya misión, entre otras, es promover la reflexión, el debate y el intercambio de experiencias que en materia de reforma del Estado y la modernización de la Administración Pública adelantan los países miembros, conjuntamente con el apoyo del Gobierno del Reino de los Países Bajos y la colaboración del Gobierno de Costa Rica a través de sus Ministerios de Planificación Nacional y Política Económica y de Educación Pública, realizaron un Coloquio Regional sobre "Descentralización de la Educación en América Central, Cuba y República Dominicana", del 3 al 5 de noviembre de 1997, en San José, Costa Rica.

En el acto de inauguración participaron el Ministro Leonardo Garnier (MIDEPLAN), el Secretario General del CLAD, José Alberto Bonifacio y el Agregado de Asuntos Educativos y Científicos de la Embajada Real de los Países Bajos, Erik van der Sleen. La instalación estuvo a cargo del Ministro de Educación Pública de Costa Rica, Dr. Eduardo Dorian. Realizaron exposiciones los Dres. Fernando Rojas Hurtado (Universidad de Harvard), Daniel Filmus (Director de Flacso-Argentina), Jorge Tissera (Dirección General de Educación de Buenos Aires, Argentina) y Carlos Hugo Molina (ex-Secretario Nacional de Participación Popular, de Bolivia). Los representantes de Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá hicieron las respectivas reseñas nacionales.

Los principales objetivos que persiguió el Coloquio fueron los siguientes:

  • Aumentar el nivel de información confiable y actualizada sobre los procesos de descentralización de la educación en Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.
  • Identificar los obstáculos más recurrentes que enfrentan los procesos de descentralización de la educación.
  • Determinar qué niveles de educación (primaria, secundaria, vocacional, universitaria) deben ser objetos de descentralización y hacia cuál ámbito jurisdiccional (regionalización, municipalización, nuclearización). Etapas de este proceso y viabilidad.
  • Identificar los aspectos más significativos de las relaciones intergubernamentales que se deben aplicar en el proceso de descentralización de la educación (ámbitos de competencia y mecanismos de articulación) respecto de las funciones normativas, planificadoras, fiscalizadoras, evaluadoras y ejecutivas.
  • Identificar los principales problemas de capacidad de gestión que enfrentan los entes subnacionales de gobierno (municipios, provincias, departamentos, etc.) para afrontar plena y eficientemente los retos y la responsabilidad de un sistema educativo descentralizado.
  • Determinar las reformas necesarias que deben implantarse en los niveles centrales, regionales y locales de gobierno para asumir eficientemente la descentralización educativa.
  • Identificar los principales problemas de financiamiento que confrontan los procesos de descentralización de la educación y sugerir cursos alternativos de acción para asegurar una cobertura financiera adecuada a dichos procesos.

El presente informe busca brindar una perspectiva sobre las tendencias de la descentralización en la educación en los países que participaron en el Coloquio, analizado por personas de reconocida trayectoria profesional en esta especialidad. Así mismo pretende no sólo documentar las estrategias de descentralización de la educación adelantadas por países como Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá mediante sus reseñas nacionales, sino también medir el progreso logrado y proyectar las implicaciones que tienen estos cambios en sus actuales infraestructuras educativas.

 

2. Introducción

Durante las últimas décadas, la región de América Latina y El Caribe ha estado experimentando la necesidad de reformar sus sistemas educativos con el fin de asegurar una mejor calidad educativa para todos sus ciudadanos. En muchos países se han aprobado reformas constitucionales y leyes importantes que, en alguna medida llevan implícitos procesos de descentralización al transferir una mayor capacidad de decisión a los gobiernos locales para llevar a cabo la planificación educativa, el uso de los recursos financieros y el manejo de las políticas educativas en concordancia con las necesidades regionales.

Si bien es cierto que, en la mayoría de los países de la región, los procesos de descentralización de la educación se han estado aplicando como una necesidad imperativa para conseguir una mayor eficacia y eficiencia en la gestión educativa además de una efectiva participación de la sociedad en la educación; también es cierto que estos procesos han visto sus acciones obstaculizadas debido a la presencia de factores que han prevalecido a pesar de la demanda de cambios que el mundo actual exige a nuestras sociedades.

Uno de los factores fundamentales que afectan los procesos de descentralización es que, en la mayoría de los países de la región, existe una estructura educativa poco permeable a los cambios y altamente sindicalizada, con un alto grado de descoordinación, con una planificación esencialmente normativa, con procedimientos administrativos lentos, desarticulados y superpuestos, además de una extensa burocracia que conlleva un elevado gasto de los recursos presupuestarios en detrimento de las necesidades académicas prioritarias.

Por otra parte, la incapacidad por parte de algunos gobiernos locales para asumir el rol que les corresponde en materia educativa creándose una dependencia respecto de los órganos centrales del sector (Ministerios de Educación), la falta de claridad de las funciones a ser ejercidas en este campo por las regiones, las limitaciones presupuestarias que padecen las regiones para ejecutar las políticas educativas y la falta de mecanismos que estimulen la participación de la comunidad son también factores que frenan los procesos de descentralización educativa.

 

3. La descentralización de la educación: lugar común, caminos y avances desiguales

El hecho de que todos los países participantes propugnen la descentralización de la educación, esconde, sin embargo, notorias diferencias entre uno y otro. Algunos países, como El Salvador, Guatemala o Nicaragua han concebido y aplicado la descentralización como transferencia de algunas de las responsabilidades del gobierno nacional a los planteles educativos, es decir, a las escuelas o los colegios.

Un ejemplo de ello está en el documento presentado por Nicaragua:

"El modelo que plasma la descentralización educativa es la Autonomía Escolar, la cual se ejerce a través de los consejos escolares directivos. El centro autónomo tiene competencias propias con independencia relativa, pero real, con respecto al Gobierno Central y los Gobiernos Locales".

Así mismo, la reforma educativa en El Salvador, puesta en práctica en 1995, indica:

"la producción del servicio educativo público y semi-público se apoya en las modalidades de administración escolar local: Consejo Directivo Escolar (CDE), Asociación Comunal para la Educación (ACE) y Consejos Educativos Católicos Escolares (CECE)…[que] tienen como función principal la ejecución y administración de la educación".

"Los planes y programas educativos anuales se definen en el nivel local, lo mismo que las metas de cobertura y calidad, para lo cual se toman en cuenta las prioridades definidas por los padres de familia, estudiantes, los maestros y administradores de las escuelas".

Otros países, por el contrario, han manejado el proceso de descentralización como una transferencia de responsabilidades al municipio. El documento presentado por Cuba claramente señala que "la tendencia ha sido y hoy es con más fuerza, descentralizar hacia el municipio y las escuelas todo lo posible…". Con la aprobación de la nueva Constitución, en 1976, "se produjo la reorganización del Estado y se estableció el principio de la doble subordinación: en lo administrativo-financiero, al órgano correspondiente del Poder Popular (Gobierno Local), y en lo normativo-metodológico, al Ministerio de Educación".

Un caso interesante de mencionar es la decisión tomada por el Gobierno de Honduras al crear 18 direcciones departamentales (de acuerdo a la división política del país) para dar inicio al proceso de descentralización educativa, que tienen la responsabilidad de administrar, orientar y ejecutar los programas y servicios que ofrece la Secretaría de Educación. De esta manera, en Honduras, "existen por lo menos dos instancias, formalmente establecidas, para identificar preferencias y la voluntad de contribución de los usuarios en la formulación de políticas, planes y programas. Por una parte, tenemos la autonomía municipal y, por la otra, las direcciones departamentales de educación (desconcentradas)".

Es importante señalar que en este proceso de descentralización de la educación, es evidente la necesidad de participación de amplios sectores de la sociedad civil, con una tendencia a exigir una redefinición y redimensionamiento del ámbito y el estilo de acción del Estado, en la búsqueda de una administración pública más transparente y de mayor eficiencia. Así se puede observar en el documento presentado por República Dominicana:

"…estamos ante un paradigma que propicia la administración por resultados y que ve en la participación comunitaria y en el mismo proceso de descentralización, una oportunidad y un mecanismo estratégico para propiciar e impulsar una cultura de la legalidad, de la transparencia y de la eficiencia, a partir de una confianza en las instituciones públicas, así como en la relación entre el Estado y la sociedad civil".

En Nicaragua, "en la definición de los planes educativos…participan los alcaldes, miembros del concejo municipal, los padres de familia, la representación de la iglesia, de notables y la empresa privada". En El Salvador, además de los actores locales (maestros, padres de familia, estudiantes y la iglesia) "las ONGs y Empresa Privada participan en la elaboración de estudios para definición de políticas y planes educativos".

De las experiencias recogidas de los países, se puede observar que las comunidades han dado muestras de una enorme capacidad de apersonarse y apropiarse de sus nuevas responsabilidades, incluyendo aquellas de aporte o de financiación. Un ejemplo de ello esta presente en Nicaragua, donde, además del aporte del Ministerio de Educación, "otra fuente de financiamiento importante es la que los padres de familia aportan de manera voluntaria a las escuelas, esto en algunas escuelas ha sido casi igual o mayor que la transferencia que le asigna el Estado". Mientras que en Guatemala, "los actores locales por medio de diversos programas colaboran en la gestión de fondos ante diversos entes nacionales e internacionales con fines de mejorar el servicio y la calidad del mismo".

En cualquier caso, es importante destacar las limitaciones presupuestarias que padecen las regiones para ejecutar las políticas educativas. En Nicaragua, "los gobiernos subnacionales, tienen amplia libertad de poder asignar recursos propios al sector educativo, muchas veces el problema es por la falta del recurso".

En Panamá, de acuerdo con la Ley de Educación, "los gobiernos municipales deben destinar un 20% de sus fondos a la educación oficial básica…En la práctica, estos aportes no superan el ocho (8%) del presupuesto total".

En Honduras, "el gobierno nacional no transfiere fondos a los niveles subnacionales para que éstos efectúen el gasto en educación. Es un sistema de presupuesto por programas, con asignaciones por objetos del gasto…debiendo tramitarse ordenes de compra y/o pago, según el caso, para que la Secretaría de Finanzas, por conducto de la Tesorería General de la República, las haga efectiva a los beneficiarios".

En República Dominicana, "una cultura centralizante en la ejecución del gasto público, una falta de experiencia local en lo relativo a la administración de recursos frescos, una cultura de entuertos y vicios en lo relativo al uso diáfano de fondos, tanto en la experiencia de Estado como en algunos sectores de la sociedad civil, todas estas percepciones, dificultan la decisión definitiva en lo concerniente a la transferencia de los fondos que sustenta el innovado proceso de descentralización".

Como se ha observado hasta ahora, todos los países participantes, en mayor o menor grado, dan muestras de haber encaminado un proceso para la descentralización de la educación, pero en este proceso se detecta una tendencia de parte de sus ministerios a mantener sus funciones tradicionales. Tal como lo señalan algunos documentos:

"El centralismo emergente en las oficinas centrales del Ministerio de Educación ha limitado la toma de decisiones por parte de los organismos regionales; aunque no se exprese abiertamente, en muchas de las jefaturas centrales hay una fuerte vocación centralista y todavía se generan desde estas oficinas muchas acciones operativas que corresponde realizar a las regiones, limitando así la participación de estas últimas" (Costa Rica).

"…entre otras, circunstancias que limitan la proyección del servicio educativo son: resistencia al cambio de las estructuras organizacionales, resistencia y rigideces de los sindicatos magistrales…" (Guatemala).

"…la persistencia de un estilo administrativo centralizador, jerarquizado y burocratizante, concentrando en las instancias superiores del sistema poder y recursos, y dejando poco espacio, poder de decisión y facilidades operativas en el nivel institucional de base" (Panamá).

"…para garantizar la unidad y la identidad nacional, y la equidad del sistema educativo, el nivel central del Ministerio de Educación define las políticas y planes de construcción e infraestructura, textos y contenidos educativos (currículo, programas de estudio, colección de libros de texto Cipotes), los recursos humanos, el mantenimiento de la infraestructura educativa, adquisición de equipo, financiamiento o cofinanciamiento y la adopción de tecnologías" (El Salvador).

"Hay una gama de decisiones que el Estado o sus representantes tradicionales toman, y que intervienen en la prestación de los servicios educativos en Municipios o Departamentos" (Nicaragua).

Por otra parte, la incapacidad por parte de algunos gobiernos locales para asumir el rol que les corresponde en materia educativa creándose una dependencia con el ente central, hace que prevalezca el sistema tradicional de toma de decisiones, como lo es en el caso de Costa Rica:

"En algunas Direcciones Regionales se manifiesta incapacidad para asumir el rol que les corresponde, trasladando sus competencias de nuevo a las oficinas centrales, deslegitimando con estas actuaciones la desconcentración. Hay casos que deben resolverse en el ámbito regional o institucional y son remitidos a las oficinas centrales del Ministerio, argumentando desconocimiento, incapacidad e incompetencia para resolverlos".

 

4. Recomendaciones

De las deliberaciones llevadas a cabo durante el Coloquio y recogiendo la gama de experiencias de los países participantes como contribución global para aportar en la búsqueda de soluciones a problemas comunes de los procesos de reforma educativa, las ideas que se presentan a continuación son retos esenciales para elevar la cobertura y mejorar la calidad de la educación.

 

¿Descentralizar hacia la escuela (y la comunidad) o hacia el Municipio? Puntos de reconciliación entre estos dos enfoques

La descentralización supone el traslado de asiento de la toma de decisiones. Para países cuyos sistemas educativos son tributarios de una herencia organizativa modelada por el centralismo, los procesos de descentralización pasan por la consideración de estructuras subnacionales o regionales propias del sistema, los actores comunitarios así como los gobiernos locales.

La descentralización ofrece un importante espacio para hacer avanzar procesos de reforma del Estado guiados por la mejora de la gobernabilidad democrática. Bajo esta perspectiva, a nivel de la descentralización de la educación en los países centroamericanos, Cuba y República Dominicana, pareciera que es oportuno colocar el acento en el tema del rol de las comunidades y la participación comunitaria.

Algunas premisas que dan pie a este aserto son las siguientes:

a. Resulta estratégico fomentar y consolidar la participación comunitaria ya que es en la comunidad donde toman lugar los procesos educativos de base y tienen sentido directo sus alcances y resultados.

b. El centro escolar debe ser el punto de llegada de las políticas de descentralización, las cuales para ser sostenibles en el tiempo han de tender a asumir el carácter de políticas de Estado antes que de una región.

c. Hay que lograr que la vía de descentralización sea expedita y la estructura de base posea el dinamismo necesario para facilitar las soluciones y, por tanto, el objetivo debe ser la escuela vista en su entorno comunitario y social y como espacio privilegiado para encauzar los procesos de socialización de los niños.

d. Si en los procesos de descentralización se parte efectivamente de los problemas de la comunidad, se logra un proceso con la amplitud necesaria para transformar el sistema educativo en un marco participativo.

e. Respecto al vínculo comunidad-municipio debe valorarse la posibilidad de buscar un término medio, que privilegiando el tema de la participación comunitaria abra espacios a un rol proactivo de los municipios y minimice, a nivel de los gobiernos locales, los riesgos de sobrepolitización de los asuntos públicos desde ópticas partidistas estrechas, todo ello bajo la condición de que los municipios mismos se modernicen para estar en condiciones de asumir los retos de la descentralización del Estado. Igualmente, deben cambiarse las estructuras nacionales y potenciarse las formas de coordinación en todos los niveles, de tal manera que no se afecte la autonomía necesaria para la gestión.

f. Existe también una tendencia a definir que el éxito de un proceso de descentralización, a partir de la voluntad expresa y explícita de los gobiernos nacionales depende en primera instancia de que el proceso llegue a la escuela y se comprenda, se irradie y sea apropiado por la comunidad en su conjunto y se convierta en una fuerza motriz del desarrollo social. En segunda instancia, su consolidación dependerá a futuro de la aceptación y participación de las instancias municipales y además, de la eficacia y transparencia con que se utilizan los recursos financieros.

De crucial importancia se considera la necesaria flexibilidad que deben tener los países para desarrollar la descentralización, pero es inalterable la necesidad de realizarla de tal manera que se logre efectivamente, aumentar substancialmente la equidad y la calidad de la educación.

La descentralización debe ser utilizada para unir voluntades, de tal manera que contribuyan al desarrollo social y existirán diferentes formas de ejecución con arreglo a las especificidades nacionales.

 

¿Cómo reconciliar la estrechez de los recursos locales o regionales con la descentralización de la educación? ¿Mediante transferencias del gobierno central? ¿Más o menos condicionadas? ¿Incondicionadas? ¿Cómo reconciliar la autonomía local con las transferencias del gobierno central?

No hay recetas universales o una solución única. No obstante, cualesquiera que sean las soluciones propuestas, la descentralización de la educación sólo se justifica si se consultan las preferencias de las comunidades, si se concilian los intereses de los gobiernos centrales con los requerimientos de las comunidades, si se garantiza la solución de las preferencias locales y si este proceso tiene sostenibilidad.

Para garantizar que se tomen en cuenta los intereses legítimos de los gobiernos y las aspiraciones de las comunidades, es necesario que las políticas orientadas a la descentralización consideren de manera sistemática las necesidades sentidas por las comunidades. En el ámbito pedagógico, esto conecta directamente con el tema de la flexibilidad del curriculum nacional para dar espacio a las diversas y ricas experiencias de orden subnacional o regional.

En este marco, corresponde a los gobiernos contribuir al fortalecimiento de las instituciones regionales y locales, incluyendo procesos de asistencia técnica y capacitación que lleven al mejoramiento de la gestión y operación de éstas.

A nivel institucional, los Ministerios han de remozar sus estructuras para procurar abordar con éxito los retos de la descentralización y de la participación comunitaria y gestión de los procesos y actos educativos.

Desde el punto de vista financiero, la descentralización implica la apertura a nuevos actores (el gobierno mismo, la comunidad, el sector privado, la cooperación internacional, etc.) y la búsqueda por allegar fuentes adicionales al financiamiento de las experiencias educativas.

En esta dirección, resulta clave el tema de la autonomía local. Al respecto, se torna crítica la participación de las comunidades en la orientación de los recursos, sean estos de origen fiscal (presupuesto central y, o bien, provenientes de diversos fondos de inversión), privados o comunitarios así como en el monitoreo y la evaluación de los resultados alcanzados.

 

¿Cómo reorganizar los Ministerios de Educación, reduciendo rigideces?

La necesidad de la reorganización institucional del nivel central, especialmente de los Ministerios de Educación, estuvo presente en las discusiones adelantadas por los representantes de los países que participaron en el Coloquio. En relación a este punto, las ideas principales que fueron discutidas y coincidentes son las siguientes:

 

a. Flexibilizar presupuestos y control del gasto, sobre todo a la escuela.

b. Se debe considerar la visión de globalidad del problema de la educación.

c. Es necesaria la coordinación intersectorial.

d. Es necesario desarrollar la habilidad de negociación y concertación.

e. Crear condiciones previas y preparar a los actores.

f. La voluntad política es necesaria.

g. Es necesario incorporar a otros actores en el proceso de descentralización.

h. El perfil de los funcionarios ante las nuevas funciones: mentalidad abierta, flexible, sensible a las necesidades del medio ambiente, capacidad de coordinación de equipos multidisciplinarios.

i. La estructura organizativa debe ser flexible.

j. La integridad de la educación debe estar enfocada al desarrollo político, económico y social de los países.

 

5. Conclusiones

Como es lógico, entender la descentralización como un proceso de organización y gestión no opera en el vacío, por propia naturaleza conlleva un proceso de ruptura y de reingeniería del poder, que conduce a su vez a una redistribución de responsabilidades y a un virtual reposicionamiento de la nueva institucionalidad democrática.

En este sentido, descentralizar implica propiciar una nueva cultura y esto implica, a su vez, el reconocimiento de una necesidad que no puede faltar en éste análisis, es decir, una voluntad política y una búsqueda de mecanismos que viabilicen en términos concretos estos propósitos.

Se ha observado que una gran cantidad de iniciativas se han puesto en marcha en el proceso de descentralización de la educación, sin embargo la mayoría de los Ministerios de Educación mantienen generalmente sus estructuras y no es todavía evidente como pueden reorganizarse hacia la reforma educativa, las normas, la regulación, el monitoreo, la compensación y la asistencia técnica. El reto consiste en imprimirles el carácter de las nuevas responsabilidades del gobierno central, en reconstruir sus estructuras y su personal, en desarrollar nuevos sistemas de información, seguimiento y evaluación, en motivar a su personal para la realización de las nuevas funciones

La descentralización de la educación ha chocado además con la dura realidad de la insuficiencia de los recursos locales. Si los municipios de los países participantes fueran a asumir efectivamente el gasto educativo, coparían seguramente la totalidad de sus presupuestos. Amen de que sus recursos administrativos no parecen preparados para asumir la tarea.

Puesto que los municipios no cuentan con los recursos suficientes para realizar el gasto educativo, ¿qué responsabilidades de financiación del gasto caben al gobierno central (mediante transferencias, contratos o subsidios) y cuales al sector privado, ya se trate de las comunidades, las empresas o las demás organizaciones propias de la sociedad civil? ¿Cómo conciliar las transferencias destinadas a la educación con las transferencias fiscales ya existentes ("block grants", impuestos compartidos, etc.) y con las transferencias que se dan por la vía de los fondos de inversión social o de los fondos de emergencia?

La única forma de explotar al máximo las posibilidades de la descentralización estriba en liberar la creatividad de las comunidades y de los agentes locales o regionales de manera que ellos se apropien gradualmente del servicio de la educación e introduzcan innovaciones técnicas en la producción del servicio educativo y en la asignación de los recursos.

Para lograr la participación de la comunidad y/o de los agentes locales o regionales hay que partir de la sensibilización, estimulándola por medio del respeto y el impulso de tomar en cuenta sus decisiones. Esto va legitimando la democracia y da como resultado una propuesta global en la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de la educación de los países.

LISTA DE PARTICIPANTES

NOMBRES Y

APELLIDOS

DIRECCION

POSTAL

PAIS

TELEFONO

FAX

Jorge Horacio Tissera

Asesor Docente

Dirección General de Cultura y Educación

35 No. 770

La Plata

Argentina

Telf. 295281

Fax: 295281

Manuel Barahona Montero

Asesor

MIDEPLAN

 

Apartado 3074

San José

Costa Rica

Telf. 2210533

Fax: 2213282

Soledada Chavarria Navas

Asesor del Ministro

Ministerio de Educación Pública

10087-1000

Costa Rica

Telf. 2220527/

2339050

Fax: 2330390

Félix Barrantes Ureña

Director de la División de Control de Calidad

Ministerio de Educación Pública

Edificio Reventos Apartado 10.087

San José

Costa Rica

Telf. 2552061

Fax: 2572379

Tomasa Romero Espinosa

Directora Provincial de Educación

Ministerio de Educación

Bonachea, Edif. 19, Apartado 9, Santa Clara

La Habana

Cuba

Telf. 27813

Fax: 247214

Félix Herrera Sánchez

Secretario General

Asociación de Educadores de Latinoamérica y del Caribe

Av. 41, No. 3406 y el 34 y 36, Playa, Ciudad de La Habana

Cuba

Telf. 291012

Fax: 247214/241697

Benigno Corrales Perón

Director Nacional de Cuadros

Ministerio de Educación

Obispo 160, Mercaderes y San Ignacio, Habana Vieja

Cuba

Telf. 614509

Fax: 247214

Ana María Rivera de Raful

Directora Departamental de Educación, Departamento de Cabañas

Ministerio de Educación

Residencial Santa Elena, Senda 1, Casa No. 12, Antiguo Cuscatlan, Departamento de la Libertad

San Salvador

El Salvador

Telf. 3323028/

3323046

Fax: 3323046

María Elizabeth Ortíz López

Coordinadora Nacional de Consejos Directivos Escolares

Ministerio de Educación

Alameda Juan Pablo II y Pasaje Guadalupe, Edif. Plan Maestro, Edif. A-2, 3ra. Planta

San Salvador

El Salvador

Telf. 2214422

Fax: 2810289

 

 

     

José Roberto Carías Cienfuegos

Director

Programa de Educación Básica del Arzobispado de San Salvador

1ra. Calle Oriente, No. 3412, Colonia Escalón

San Salvador

El Salvador

Telf. 2986838

Fax: 2986838

Jorge Estuardo de Léon Hernández

Consultor de la Gerencia de Modernización

Ministerio de Educación

Av. Simeón Cañas 3-4, Zona 2, Apartado 01002

Ciudad de Guatemala

Guatemala

Telf. 2203374

Fax: 2206017

Mayra Jeannette Cóbar Arriola

Directora Departamental de Educación Quetzaltenango

Ministerio de Educación

14 Av. 2-13, Zona 1, Quetzaltenango

Guatemala

Telf. 7614690

Fax: 7618009

Carlos Abilio Girón Noriega

Director Departamental

Ministerio de Educación

1ra. Calle 7-277, Zona 4

Chimaltenango

Guatemala

Telf. 8391292

Fax: 8391123

María del Rosario Córdoba Santos

Directora Unidad de Modernización

Ministerio de Educación

Jardines de Loarque BC. 27Q, No. 7207

Tegucigalpa

Honduras

Telf. 222093

Fax: 2211225

Ricardo René Osequera

Director Distrital

Secretaría de Educación

Col. Luis Landa, 4ta. Calle, No. 3612 Tegucigalpa

Honduras

Telf. 222360

Jorge David Sagestume

Coordinador Programa de Participación Ciudadana

Municipalidad de San Pedro Sula

Edif. Picadely, 3ra. Av. Entre 11 y 12, calle S.E. San Pedro Sula

Honduras

Telf. 576121

Fax: 575047

Juana Emelina Calderón Jiménez

Delegada Departamental de Managua

Ministerio de Educación

Escuela Normal Central de Managua

Nicaragua

Telf. 2891825

Fax: 2891825

Pedro Francisco Abara Loaisiga

Coordinador de Descentralización

Ministerio de Educación

Centro Cívico, Módulo J

Managua

Nicaragua

Telf. 2650881

Fax: 2651979

Ana Luisa Sánchez de Morales

Secretaria de Coordinación Departamental

Ministerio de Educación

Centro Cívico Edf. J, planta baja, Srio. De Coordinación

Managua

Nicaragua

Telf. 2651415/2650881

Fax: 2651979

Rogelio Antonio Mata Grau

Subdirector Nacional de Planeamiento Educativo

Ministerio de Educación

Estafeta El Dorado

Panamá

Panamá

Telf. 2621083

Fax: 2622533

NOMBRES Y

APELLIDOS

DIRECCION

POSTAL

PAIS

TELEFONO

FAX

Ricardo Efraín Ortega Castillo

Jefe del Departamento de Programación

Ministerio de Educación

Apartado 6-6610

El Dorado

Panamá

Panamá

Telf. 2627302

Fax: 2622533

Irma Esther Carrasco de González

Directora Regional de Educación de Panamá Este

Apartado 1151 Ancón Balboa

Panamá

Panamá

Telf. 2967376/

2967436

Fax: 2967436

José Alberto Bonifacio

Secretario General

CLAD

Apartado Postal 4181

Caracas 1010-A

Venezuela

Telf. 9924064/

9923297

Fax: 9918427

David Edelman

Director de Programas

CLAD

Apartado Postal 4181

Caracas 1010-A

Venezuela

Telf. 9924064/

9923297

Fax: 9918427

Carlos Ballena Chávez

Director de Administración

CLAD

Apartado Postal 4181

Caracas 1010-A

Venezuela

Telf. 9924064/

9923297

Fax: 9918427

Daniel Fernando Filmus

Conferencista

Ayacucho 551 Capital Federal 1026 Argentina

Argentina

Telf. 3752435

Fax: 3751373

Fernando Rojas Hurtado

Conferencista

113 Brattle ST.

Boston

Cambridge

Estados Unidos

Telf. 6613016

Fax: 6617235

Carlos Hugo Molina Salcedo

Conferencista

Casilla de correo 2641

Santa Cruz

Bolivia

Telf. 331551

Fax: 366844

Sergio Palacio

Conferencista

Calle 48, No. 971, piso 2 "B"

La Plata

Argentina

Telf. 832164

Fax: 532185

Acciones de Documento

Logo Siare

EIAPP

Logo Redes del CLAD

Logo Asociación CLAD

Publicaciones

Revista 74 CLAD
Suscripción Boletín Reforme

Suscribase al Boletí­n Reforme para recibir semanalmente información actualizada sobre temas importantes.

« Noviembre 2019 »
Noviembre
LuMaMiJuViDo
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930