Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Documentos Otros documentos Acciones para el fortalecimiento de la probidad y la ética pública en Chile
Navegación
 

Acciones para el fortalecimiento de la probidad y la ética pública en Chile

Rodrigo Moraga Guerrero

En el proceso de globalización de los mercados, cuya materialidad la percibimos esencialmente en las transacciones comerciales internacionales, se supone que operan reglas justas, transparentes y equitativas, que garantizan la sana y libre competencia.

No obstante, en el transcurso de esta década, en la que con mayor intensidad se ha desarrollado este proceso de globalización, se ha podido constatar la existencia de algunas prácticas carentes de principios éticos comunes, donde los déficit de calidad de la oferta se compensan por medio del soborno local o transnacional.

Esto consiste básicamente en ofrecer u otorgar a un funcionario público cualquier objeto de valor pecuniario u otros beneficios como dádivas, favores, promesas o ventajas, a cambio que dicho funcionario realice u omita cualquier acto, en el ejercicio de su función pública, relacionada con una transacción de naturaleza económica o comercial, que beneficie injustamente al sobornante.

El funcionario público que acepta el soborno, comete un acto de corrupción.

En este orden, el soborno es un mecanismo a través del cual un agente privado, indebidamente, obtiene beneficio de un agente público, quien comete acto de corrupción al abusar del poder público que detenta a fin de proveer un provecho privado, por una dádiva o promesa.

Chile, ante los cambios expansivos en las relaciones económicas, está actuando preventivamente frente al riesgo de prácticas que se aparten de nuestras mejores tradiciones, en lo público y en lo privado. Ello a partir de iniciativas legislativas y administrativas, así como las surgidas en la propia sociedad civil.

En el plano legislativo, destacan los proyectos de ley sobre Probidad Administrativa y sobre Modificaciones al Código Penal, que sancionan nuevos tipos penales, no considerados por nuestros antiguos legisladores; que imponen incompatibilidades de funciones para agentes públicos, en general y también bajo ciertas circunstancias, así como el deber de declarar bienes e intereses al momento de ingresar al aparato estatal.

Por otro lado, la suscripción y tramitación de la Convención Interamericana contra la Corrupción para su aprobación por el Congreso Nacional, es considerada fundamental en los procesos de cooperación internacional en la represión y persecución de estos delitos. Por ello, se le ha dado fuerte impulso a su gestión legislativa.

Por último, y sólo entre las principales iniciativas, destacan los proyectos de reforma al sistema de enjuiciamiento penal chileno, el cual pretende, de la misma manera que varios de los países aquí representados lo han hecho proveer a la población de una administración de justicia criminal más eficiente, y adecuada a las nuevas exigencias de complejidad, rapidez y masividad de nuestros tiempos.

En lo administrativo sobresale, como una acción propia del Gobierno entre otras, la creación del Consejo de Auditoría Interna General de Gobierno. Este órgano de auditoría y de control interno de la Administración, actuando al más alto nivel, y sin dejar de lado labores de tipo coordinador y operativo, ha elaborado los primeros documentos doctrinarios y técnicos sobre auditoría gubernamental, y ha conducido por orden del Presidente Frei la creación de una estructura de auditoría en el órgano estatal, tanto en el nivel central como en las regiones.

El Consejo de Auditoría Interna General de Gobierno apoya permanentemente a diversos Ministerios en la adecuación de sus procesos y sistemas de control, y ha realizado múltiples seminarios y programas de capacitación en la materia.

Así mismo, ha coordinado la aplicación de nuevas técnicas de auditoría selectiva en grandes sectores de la Administración Pública chilena, y presta continuamente labores de asesoría a los Ministros de Estado y especialmente al Presidente de la República.

Todo lo anterior, sin perjuicio de la importante labor que la Contraloría General de la República de Chile ha llevado a cabo durante más de 70 años, como órgano altamente técnico de control externo, encargado de velar por el respeto a la Constitución y a las leyes. El Gobierno, correspondiendo a esta entrega, está realizando esfuerzos en pro de las iniciativas internas que existen en el órgano contralor, para su modernización y un mejor cumplimiento de su misión. Si bien los objetivos específicos son distintos, según se trate de órganos de control interno y externo, el fin es el mismo, y existe la coordinación para llevarlo a cabo de la mejor forma.

La acción de prevención frente al flagelo de la corrupción y el soborno, forman parte de la agenda permanente de Chile. La fuerza de la acción reside en que está sustentada particularmente en la voluntad política del Gobierno, a través de las medidas reseñadas; del sector Privado, que ha constituido su propia comisión de ética, la que trabaja en un código para la autorregulación de los negocios; del Parlamento; de los medios de comunicación social, y de los ciudadanos.

Una ética pública sólida permite ser un país confiable para la inversión, el desarrollo económico y el crecimiento de las personas.

Sin embargo, no basta la acción local. Máxime cuando nuestros países se abren al proceso de globalización, exponiéndose a los riesgos inherentes de nuevas figuras corruptoras, entre las cuales destaca especialmente el soborno transnacional.

Llegada a este punto, la estrategia para enfrentar la corrupción exige una acción coordinada y franca de la comunidad internacional. En este sentido, y junto a otras naciones hermanas, en la Organización de los Estados Americanos, cooperamos en la redacción de la Convención Interamericana contra la Corrupción, suscrita por 23 países en Caracas en el año 1996 y que en estos momentos, en nuestro país, se encuentra en el Parlamento para su pronta ratificación.

Específicamente esta Convención tipifica los actos de corrupción, el soborno internacional y el enriquecimiento ilícito, como así mismo los procedimientos de extradición, secreto bancario y denuncia.

Iniciativas de este tipo resultan esenciales, atendida la exigencia de desarrollo de nuestros países, y la verificación de conductas fuertemente antiéticas y de soborno internacional, que reducen el comercio mundial y la inversión. Cuanto más alto sean los niveles de corrupción de un país, menor es la inversión extranjera directa.

Recientes estudios comparados demuestran claramente que el soborno genera una ineficiente asignación de recursos. En ocasiones en algunos países, los funcionarios públicos son sobornados para aplicar sus escasos recursos en compras o construcciones no prioritarias, que no se condicen con necesidades vitales.

Frente a la corrupción, ningún país se puede considerar inmune. Fue el caso Watergate en U.S.A. lo que movió a este país al desarrollo de una legislación contra las prácticas corruptas, tanto en el nivel local como en el internacional. En este escándalo se verificó el pago de sobornos a políticos por parte de empresas de alto nivel.

En Europa, durante estos años, muchos países han sufrido serios casos de corrupción política. Sin embargo, es en los países más pobres y en los que están transitando hacia la globalización y a los sistemas de libre mercado, los que sufren con mayor rigor el efecto del soborno transnacional.

La práctica de los sobornos, y la corrupción en general, puede afectar la consolidación de frágiles e incipientes procesos democráticos, cuestionando su desarrollo institucional y poniendo en riesgo la independencia de nuevas naciones. Nos referimos específicamente a los nuevos países que formarán parte de ex Unión Soviética.

Esperamos que la fuerza cultural de estos países, y su propia inteligencia, les permita superar estas circunstancias.

Una reciente investigación desarrollada y dada a conocer por el Control Risk Group, con sede en Londres, relativa a la corrupción en el comercio internacional, en la que fueron encuestados empresarios de las empresas importadoras y exportadoras más importantes de Gran Bretaña, Francia, Alemania, Escandinavia, y U.S.A., concluyó que el 60% de los europeos opinan que el soborno se haya muy propagado, especialmente, entre los empresarios medios y bajos. Temen que, como producto de la corrupción, suban los precios ostensiblemente.

Este estudio arrojó una lista negra de los 40 países y socios comerciales más sobornables. Desafortunadamente, figuran especialmente afectados los países del ex Bloque de Europa Oriental.

Este estudio arroja las 4 razones más importantes que explican el soborno y la corrupción, de mayor a menor importancia:

  • Ganar un nuevo contrato.
  • El beneficio personal.
  • Asegurar influencia política
  • Mantener un contrato existente.

Estas circunstancias han motivado a que la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), con sede en París, integrada por los 29 países industriales líderes, se haya comprometido en redactar la Convención para el Combate de los Sobornos a los Funcionarios Públicos Extranjeros, en las Transacciones Comerciales Internacionales. Esto obligará, a quienes la suscriban y ratifiquen, a considerar como un crimen el soborno a los funcionarios, sin importar en que lugar del mundo esto ocurra.

Esta convención viene a contrapesar los esfuerzos de muchos países para combatir la corrupción, y que se ha centrado esencialmente, en los funcionarios públicos. Con esta iniciativa de la OCDE, cuyos países son sede de la mayoría de las grandes empresas transnacionales, se golpeará muy fuerte el lado de la oferta del soborno internacional.

Esta acción de países desarrollados también contribuirá a respaldar los esfuerzos de los países en desarrollo, y de aquellos en transición en Europa Central y Oriental. Esta convención de la OCDE será más efectiva si logra que los países concurrentes eliminen la posibilidad de que los sobornos y pagos ilícitos sean deducibles de los impuestos.

Al mismo tiempo, su efectividad será mayor si los Gobiernos se comprometen a colaborar con las investigaciones internacionales que involucren a sus propias Multinacionales, cuando un país en desarrollo lo requiere.

Chile, en su calidad de país observador ante la OCDE, suscribió esta Convención a fines del año pasado. Prontamente la enviaremos al Parlamento para proceder a su ratificación.

Etica y denuncia

La situaciones de quebrantamiento de la ética, a que dan lugar las actividades de corrupción, son a veces utilizadas como una oportunidad de protagonismo público. El foco de la atención pública se desvía, entonces, del cuidado de los valores que se quieren cautelar hacia el engrandecimiento de la figura del denunciante.

Esta práctica ha hecho ineficaz, según parece, el combate a la corrupción en algunos países de la región y del Caribe. Dejarse llevar por la pasión del protagonismo, para pasar por encima de la serenidad y profundidad, que requiere contar con fundamentos adecuados que avalan la denuncia, conduce a la ineficacia contra la corrupción y solo causa escándalo y daño a personas e instituciones, debilitando específicamente las concepciones de Estado y Sociedad. La cautela y la firmeza en esta lucha pueden y deben ir de la mano.

La denuncia no es oportunidad de construcción de protagonismo personal y de morbosidad, sino un momento de aprendizaje y educación.

En dicho aprendizaje resulta esencial la existencia de un efectivo derecho a la libertad de expresión, ya que los medios de comunicación permiten asegurar niveles de control social, en el sentido de permitir una vigilancia de la sociedad sobre los actos gubernamentales.

La responsabilidad en el ejercicio de esta labor va de la mano con la ética periodística y la calidad y diversidad de la labor informativa. Debemos aprender que la actitud serena, profesional e impersonal, es necesaria al momento de la denuncia.

El escándalo sin fundamentos destruye la confianza, y ésta requiere décadas para reconstruirse.

Este magnifico Foro Internacional, desarrollado por el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo y la Agencia Española de Cooperación Internacional, es un aporte a la educación y nuestro aprendizaje, y tiene como necesario punto de partida el reconocimiento de que enfrentamos un problema que debemos resolver como comunidad. Es una tarea diaria, en la que permanentemente debemos desempeñarnos.

Acciones de Documento

Logo Siare

EIAPP

Logo Redes del CLAD

Logo Asociación CLAD

Publicaciones

Revista 74 CLAD
Suscripción Boletín Reforme

Suscribase al Boletí­n Reforme para recibir semanalmente información actualizada sobre temas importantes.

« Diciembre 2019 »
Diciembre
LuMaMiJuViDo
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031